¿Y se porta bien?

Durante las primeras semanas de vida de nuestra hija, una de las preguntas más recurrentes que más nos hacían al conocer a la peque era “¿Y es buena?” o su variante “¿Y se porta bien?”. Era una pregunta que realmente me molestaba. ¿Cómo alguien puede etiquetar a un bebé de días de “bueno” o “malo”? ¿En base a qué?Así que al principio, me dedicaba a dar toda la explicación. Que yo no creía que los bebés se portaran bien o mal, que era un bebé de días y que sí, que lo de dormir no iba mucho con ella, pero que realmente qué se podía esperar de un bebé. “Vaya, que os da mucha guerra”, era la conclusión después de toda la explicación. Así que después de unas semanas dejé a un lado la versión larga y cuando me preguntaban “¿Y cómo se porta?”, simplemente me limitaba a responder “Muy bien”.

Por eso me ha gustado mucho este artículo publicado en la web Gestionando hijos, que nos invita a ponernos en la piel de nuestros hijos para poder entender que cuando nosotros consideramos que está teniendo un berrinche, quizás simplemente está asustado, cansado o aburrido. Y me ha recordado algo que nos pasó hace un mes, cuando mi marido y yo fuimos a comer a un restaurante con nuestra hija de 9 meses.Ella estaba encantada, sentada en la trona que nos proporcionaron y sonriendo a todas las camareras. Ya hacia el final de la comida empezó a balbucear en un tono elevado, no chillaba ni se quejaba, estaba contenta y era su manera de transmitírnoslo. Y reconozco que me avergoncé, intentando que bajara la voz todo lo posible. Algo que no entraba en sus planes por supuesto. Acabamos de comer rápidamente, y pedimos la cuenta saltándonos el café y el postre. “Se ha portado muy bien”, nos dijo la camarera al despedirnos. “Pero si al final ha montado un escándalo” dije yo disculpándome. “Mujer, es muy pequeñita, qué quieres… pero de verdad que eso no es portarse mal”, me dijo.

La frase de la camarera me hizo reflexionar sobre cómo a veces nosotros tenemos unas expectativas que no concuerdan con lo que realmente se puede esperar de nuestros hijos. Además de una percepción del comportamiento de nuestro hijo que, a veces, visto desde fuera es totalmente diferente. Evidentemente, un bebé llorará, chillará, y tirará cosas, intentará coger todo lo que esté a su alcance y querrá explorar el espacio a su alrededor… y en ocasiones no dejará dormir por las noches a sus padres. ¿Y eso es portarse mal o simplemente es ser bebé?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s