¿Rosa o azul?

Antes de quedarte embarazada sospechas que las marcas de ropa infantiles, las jugueteras, los fabricantes de cochecitos y productos de puericultura, etc., marcan algún tipo de diferencia en los productos que van destinados a niños y en los que van dirigidos a niñas. Pero nada te hace imaginar hasta qué punto estamos marcadas (y marcados) por los estereotipos de género desde que nacemos.

feminista ilustrada
Ilustración de Feminista ilustrada en un post en el que analizaba cómo el sexo determina cómo debe ser una persona en nuestra sociedad.

Pensaba en esto la semana pasada cuando Feminista Ilustrada colgaba una imagen sobre las marcas de género que se le hacen a las niñas al nacer: pendientes, ropa (y complementos) rosa, princesas… Es un tema recurrente en su blog, que recomiendo seguir a todas aquellas mamás y papás que prefieren que sus hijas sean jedis antes que princesas (ahí reconozco que también me gana por mi lado friki).

Lo viví en primera persona cuando me quedé embarazada. No supe con certeza el sexo de mi Peke hasta la ecografía de las 20 semanas, por lo que hubo gente que me dijo que prefería esperar a comprarnos un regalo hasta saber el sexo del bebé. A mí no se me podía ocurrir que un regalo para un bebé recién nacido pudiera ser de niño o de niña, pero claro, aún no había ido a una tienda de bebés. Cuando entras en una de ellas quedan claramente diferenciadas no solo las prendas destinadas a uno u otro sexo, sino el área de la tienda que se dedica a niñas y la que se dedica a niños. Visualmente es como si existiera una barrera cromática entre una sección y otra (y lo mismo ocurre en las jugueterías).

En nuestro caso, si algo teníamos claro es que tanto si era niña como si era niño íbamos a intentar educarlo evitando las marcas de género en juguetes, ropa, libros, etc. Es complicado, aunque por ahora nos va bastante bien. Empezamos por no ponerle pendientes, lo que hace que hasta cuando la llevamos con vestido la gente piense que es un chico (aunque cuando se dan cuenta del error se apresuran a pedir disculpas sin entender que en ningún momento nos sentimos ofendidos por la confusión). Y hemos seguido con la ropa, comprando prendas que nos gustan tanto de la sección de niñas como de la de niños, y lo mismo ocurre con los juguetes. A esta edad el tema de juego es bastante sencillo, de hecho estoy convencida que si la dejara jugar solo sacando libros de la estantería y frutas del frutero ella sería absolutamente feliz, por lo que es fácil huir de juguetes que huelen a estereotipo.

Supongo que en unos años será más complicado. Ya ha habido amigas con niñas mayores que me han avisado que la partida está perdida en cuanto comienzan a ir al cole y a relacionarse con otras niñas, pero creo que siempre quedará algo en el subconsciente de lo que haya visto en casa. Aunque su padre se divierte martirizándome y profetiza que cuando crezca sólo querrá princesas y vestidos rosas solo para llevarme la contraria.

Strong is the new pretty

Por todo esto es por lo que me encantan proyectos como el de la fotógrafa Kate Parker, madre de dos hijas y que tiene una potente serie de fotografías en las que niñas realizan diferentes actividades transmitiendo fuerza, optimismo y seguridad. Son niñas fotografiadas en plena actividad física o jugando de una forma despreocupada, sin importarles si lo que están haciendo es una actividad considerada socialmente como de niñas o no.

Estas fotos que desprenden autenticidad formarán parte del libro que está preparando Parker y que se publicará en 2017 bajo el título Strong is the new pretty (“La fuerza es la nueva belleza”). Un título en el que se relaciona la palabra “fuerza” con el universo infantil femenino, un adjetivo poco utilizado para referirnos a ellas. Como ejemplo este vídeo con el que quiero acabar. En él se les pedía a los y las participantes que corrieran e hicieran algunas actividades “como niñas”. Después se les pedía lo mismo a diversas niñas.

El resultado es totalmente significativo. Me gustaría que mi hija nunca dejara de correr como esas niñas. Porque la fuerza es la nueva belleza, y, si es princesa, ¡al menos que sea guerrera!

Foto destacada: Diseñada por Freepik
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s