Sobreviviendo a la escuela infantil

Sin darnos cuenta han pasado ya dos semanas desde que la Peke empezó la escuela infantil. Y debo decirlo, ella se adaptó mucho más rápido que yo, que esperaba el día de inicio de las clases con ansiedad, miedo, nervios e ilusión, todo a la vez mezclado con su correspondiente dosis de culpa (esa que viene de serie con la m(p)aternidad).

Continuar leyendo “Sobreviviendo a la escuela infantil”

Anuncios